Gary Bernstein, astrofísico, pionero del mapa de la energía oscura del universo

 

Gary Bernstein (1962), astrofísico, pionero del mapa de la energía oscura del universo ha aprendido que el 95% del universo sea algo que nunca nos dimos cuenta de que estaba ahí debería hacernos más humildes. Cómo todo buen científico tiene más preguntas interesantes que dinero para poder contestarlas.

  Tal vez lo más difícil de conseguir como científico, explica Bernstein, es la suspensión del juicio; es decir, esperar a reunir pruebas antes de lanzarse a soltar hipótesis como nos pide nuestra inercia mental. Pero él ha logrado, además, convertir esa suspensión en ilimitada, porque considera limitada la capacidad humana. Cree que no está tan lejano el día en que sencillamente el universo nos derrote con su inmensidad y las pruebas de cuanto podría hacer avanzar la ciencia estén tan lejanas que ya no queden al alcance de ningún artefacto humano. Por eso define la constatación de que aún no sabemos qué es el 95% del universo como una cura de humildad y deja para las películas aquello de “¡hasta el infinito y más allá!”.

 

Muchos científicos creen, como creía el propio Newton, que el universo obedece a leyes inmutables y que, cuando las descubramos, sabremos cómo se comportará. Pero la casualidad existe tanto como la causalidad.

 

Existen leyes en el universo, pero que también existe la posibilidad de que no se cumplan. Estoy siempre abierto a lo improbable, que deja de serlo en cuanto sucede.

 

Newton, estaba convencido de que si empujas un cuerpo de una manera determinada, se mueve siempre de igual modo. Y la astrofísica ha heredado esa suposición newtoniana de que el universo obedece a leyes inmutables y que lo haremos predecible al descubrirlas.

 

Así que para empezar, debemos aceptar que la realidad que vemos y experimentamos apenas es el 5% del universo y el 95% restante es materia oscura.

 

Hay que admitir que son otras cosas de las que tenemos evidencias, pero no una teoría que las integre. El universo nos cede información muy poco a poco. Y mi trabajo es precisamente verificar – falsar en términos popperianos– teorías intentando demostrar que son erróneas.

 

La materia oscura, por ejemplo, es sólo una teoría, y de momento todavía no se ha sabido integrarla en una teoría general sobre el universo. Y va a ser difícil, porque tenemos muy pocas observaciones sobre ella. Hay que seguir buscando las pruebas de que existe la materia oscura. De hecho observamos, por ejemplo que las galaxias que se mueven más deprisa de lo que deberían a no ser que haya mucha más materia y gravedad en ellas de la que podemos experimentar y demostrar hoy.

 

Newton sólo tomó medidas del sistema solar y las galaxias son un billón de veces mayores que el sistema solar, así que tal vez las leyes de Newton ya no se cumplan en ellas. Así que la ley de la gravedad o bien es errónea o hay otras partículas más allá de lo que podemos ver, tocar o experimentar hoy.

 

La materia oscura se planteó en 1930; y la energía oscura se propone en 1998 como parte de la teoría de la expansión acelerada del universo. Los científicos del Dark Energy Survey, es un grupo de astrofísicos que hacemos mapas, de dónde está esa energía oscura en el universo. En cuanto a la masa oscura, no hace nada más que mantener las cosas unidas. Tampoco sabemos qué es, pero la necesitamos para poder explicar el universo en la teoría estándar.

© 2016 Onion Magnetics Developments S.L. All Rights Reserved.

Usuario